beneficios-de-ser-felices

Episodio 2

Lo beneficios de ser felices

Cultivar nuestro bienestar psicológico hoy es una manera efectiva de fortalecer nuestro sistema inmune.

16 febrero del 2021  •  Lectura de 5 min.
Compartir:
beneficios-de-ser-felices

La felicidad es un buen negocio para todos. Quizás el mejor negocio. Jerome Dodson, magnate norteamericano, invirtió 1 millón de dólares en empresas donde las personas se sentían más felices, y otro millón, en las empresas recomendadas por los capos de la inversión Standard y Poor´s. Al cabo de 5 años, las empresas donde las personas eran más felices rentaron el doble que las recomendadas por S&P. Incluso, durante la crisis subprime ¡rentaron el triple!. Esto es un indicador de que, en tiempos difíciles, dedicarnos a nuestra felicidad es la mejor inversión que podemos hacer.

Siempre nos dijeron que si nos esforzábamos mucho en la escuela, tendríamos buenas notas. Con esas calificaciones podríamos acceder a estudiar la carrera que quisiéramos. Siguiendo ese guión, si estudiamos mucho en la universidad, tendremos mejores puestos de trabajo. Luego, si trabajamos arduamente, podremos tener más dinero, y con el tiempo llegaremos a tener una linda casa en un buen barrio, un buen carro, y enviaremos a nuestros hijos al mejor colegio, para que podamos perpetuar este ciclo virtuoso. ¿Te suena familiar?

Este modelo ha impulsado el desarrollo de los países desde la II Guerra Mundial, pero los resultados no han sido los que se prometieron. En Estados Unidos, por ejemplo, los ingresos per cápita se han multiplicado tres veces desde 1960, pero los niveles de felicidad en las personas no han aumentado nada, 0%.

Evidencia científica reciente muestra que la felicidad no es necesariamente el resultado de nuestros esfuerzos sostenidos en el tiempo, ni de nuestro éxito profesional y personal, sino más bien al revés: la felicidad es la causa de lo anterior.

Uno de los muchos estudios que se han hecho al respecto recogió fotos de egresados de escuelas norteamericanas. Las personas que tenían sonrisas más amplias y luminosas en las fotos son las que, veinticinco años después, estaban más satisfechas con sus relaciones de pareja, más inspiradas con sus trabajos, y ganaban más dinero. Otro estudio observó fotos de jugadores de béisbol de los años 50. Los que sonreían más ampliamente para la cámara vivieron en promedio 10 años más que los que estaban serios.

¿Y qué puedo hacer?

Estos estudios nos sugieren que la mejor manera de preocuparnos por nuestro bienestar futuro es ocuparnos por nuestro bienestar hoy.

La mejor manera de partir es conocer muy bien nuestras experiencias de felicidad, puesto que en ellas encontraremos los factores que la hacen posible. Te proponemos, por lo tanto, que dediques, ahora si puedes, 10 minutos para recordar un momento intensamente feliz que hayas vivido. Intenta traerlo a tu mente de la manera más vívida posible. ¿Qué estaba pasando? ¿Con quién estabas? ¿Dónde estabas? ¿Qué emociones sentías? ¿Dónde las sentías? ¿Qué pensabas? ¿Qué te estaba haciendo tan feliz? Una vez hayas revivido la experiencia, escribe acerca de ella. Escribir profundiza tu experiencia y te permite aprender de ella.

¿Sabías lo fácil que es visitar a tu doctor?

Hazlo posible con el seguro ideal

Asegura tu salud y tu familia

¡me interesa!
ver