victima-o-protagonista

Episodio 5

Víctima versus protagonista

Desde la posición de víctima, tenderemos a poner toda nuestra atención en aquello que está fuera de nuestro control; desde la de protagonista, pondremos el foco en aquello que depende de nuestra voluntad.

16 febrero del 2021  •  Lectura de 5 min.
Compartir:
victima-o-protagonista

Tendemos a pensar que las circunstancias de nuestras vidas nos traerán el bienestar emocional, como por ejemplo tener más recursos económicos. Si bien el dinero nos puede dar estabilidad y confort, muchas veces creemos que, como dice el psicólogo de Harvard Dan Gilbert, “el dinero nos traerá mucha felicidad por mucho tiempo, y lo cierto es que trae poca felicidad por poco tiempo”.

Un estudio realizado tanto con ganadores de la lotería como con personas que quedaron parapléjicas después de un accidente, revela que, en ambos casos, estas volvieron a sus niveles de felicidad de base después de un año. Los millonarios eran igual de felices que el grupo de control (personas que no ganaron la lotería), y los que quedaron parapléjicos no eran más infelices que antes del accidente. Otros estudios han demostrado que personas realmente millonarias, con ingresos anuales por sobre los USD 10 millones (equivalentes a unos 36 millones de soles), son solo ligeramente más felices que sus más humildes empleados.

Como sugiere la evidencia, las circunstancias favorables (los millones de dólares) o las desfavorables (accidentes con consecuencias graves), por sí mismas, no bastan para determinar nuestro bienestar emocional o nuestro malestar. Hay un elemento que hace la diferencia: lo que pensamos respecto de lo que nos pasa. En parte, esto viene determinado por causas genéticas, pero también hay cosas que podemos hacer al respecto.

Pongámonos científicos. Si tomas un libro con la mano, y luego lo sueltas, el libro caerá. ¿Por qué? Si analizamos la situación con la información que disponemos, diremos con toda propiedad científica que la caída del libro se debe a la fuerza de gravedad. Si quisiéramos evitar su caída tendríamos que eliminar la gravedad. ¿Imposible, no? Pero todos sabemos que, para evitar la caída del libro, basta con no soltarlo. Ninguna de las dos explicaciones es suficiente por sí misma, y ambas son verdaderas a la vez. El libro cae por gravedad y porque lo soltamos. El error es centrarnos en una de las dos causas.

Una de las variables depende de nosotros, la otra no. La diferencia entre ser víctimas o protagonistas de una situación es en qué variable nos fijamos. Desde la posición de víctima, tenderemos a poner toda nuestra atención en aquello que está fuera de nuestro control (la fuerza de gravedad). Desde la de protagonista, pondremos el foco en aquello que depende de nuestra voluntad (soltar o no el libro).

En el contexto de la pandemia y las cuarentenas, puedo sentir ansiedad porque no puedo juntarme con la gente que quiero, angustiarme porque no puedo ir a la playa, o desesperarme porque la velocidad de internet es muy baja cuando trabajo desde casa. Puedo entregarme a la ansiedad, o escoger el otro camino. ¿Cuál vas a elegir tú?

¿Qué puedo hacer?

Identifica situaciones en tu vida cotidiana que te estén costando. ¿Cómo podrías reescribirlas desde una perspectiva de protagonista? Frente a estas circunstancias, ¿qué elecciones puedes hacer? ¿Cómo las quieres vivir?

¿Sabías lo fácil que es visitar a tu doctor?

Hazlo posible con el seguro ideal

Asegura tu salud y tu familia

¡me interesa!
ver