Texto alternativo de imagen

EPISODIO 5

Dime qué hábitos tienes y te diré quién eres

Si quieres saber de qué se trata tu vida, observa tu día a día. Y si quieres saber de qué está hecho tu día a día, observa los pequeños momentos, esas cosas que haces de manera automática, sin pensar: los hábitos.

TU BIENESTAR  •  Lectura de 4 min.
Compartir:
Texto alternativo de imagen

Imagina un día cualquiera. Abres los ojos y piensas: ¿qué pie saco de la cama primero? Luego de un análisis de pros y contras, tomas una decisión. Luego, debes decidir qué hacer: ¿voy al baño o a la cocina? Revisas y planificas para finalmente decidir, entonces te diriges a lavarte los dientes. ¿Con qué mano tomar la pasta de dientes?, ¿cuánta pasta se recomienda poner al cepillo?, ¿con qué mano tienes más fuerza o más precisión?, ¿con qué diente comenzar?, ¿el cepillado es de arriba abajo o de lado a lado? ¡Uff! ¿Te imaginas vivir un día así? Agotador. Así sería nuestra vida sin la capacidad de formar hábitos; pasaríamos el día entero tomando miles y miles de pequeñas decisiones, invirtiendo mucha energía en ellas.

El impacto de nuestros hábitos

Los hábitos son acciones que, producto de la recurrencia, hacemos sin pensar, de manera automática. Es un mecanismo básico de aprendizaje que nos permite un tremendo ahorro de energía. Nuestro cerebro está cableado y predispuesto a formar hábitos, animales y humanos lo hacemos todo el tiempo. La escena del cepillo de dientes, antes descrita, no sucede así; lo hacemos de manera tan automática que probablemente no recuerdes cómo es. Este tipo de decisiones son finalmente la mayoría de las que tomamos diariamente; estos son nuestros hábitos, y ellos terminan comandando cómo es nuestra vida. Vale la pena, entonces, tomarse en serio qué tipo de hábitos queremos cultivar.

William James escribió en 1982: “nuestra vida entera no es más que un amasijo de hábitos”, y la cosa es más o menos así: si quieres saber de qué se trata tu vida observa tu día a día. ¿De qué se compone principalmente? En un gran porcentaje, de tus hábitos. Y los hábitos no se limitan solamente a lo que comemos, cómo nos aseamos y cómo nos movemos; ocurre que también juegan un papel importante en lo que pensamos, en cómo reaccionamos frente a determinadas situaciones y qué emociones tenemos a la mano. La medicina, la psicología y otras ciencias de la salud han volcado cada vez más la atención a los hábitos como una de las claves del bienestar. El impacto que tienen en nosotros es enorme.

En estos tiempos difíciles, tener hábitos que nos ayuden a vivir mejor se vuelve fundamental. Lo importante es entender que si no ponemos verdadera intención en diseñar los hábitos que queremos cultivar, iremos “en automático” a hacer las cosas como las hemos hecho siempre.

Qué hacer

Bien conocidas son las recomendaciones para cultivar hábitos saludables para el cuerpo, como ejercitarse, beber agua, dormir bien, comer bien, etc. Pero, ¿qué pasa con la salud mental? Aquí algunas recomendaciones.

  • Mantén una rutina: un horario con tiempos para alimentarse, ejercitar, trabajar, descansar, jugar, conversar.
  • Pon un límite a las noticias que consumes: infórmate bien, pero decide dónde te informas y cuántos minutos diarios o semanales dedicarás a eso.
  • Gestiona tu tiempo en pantallas: si puedes, pon un límite a la cantidad de horas que pasas en pantallas, y si no puedes, haz pequeñas pausas para descansar la vista y mover el cuerpo. Una buena idea es que cada 20 minutos mires por 20 segundos a más de 20 metros de distancia.
  • Evita el alcohol: o resérvalo solo ciertos momentos, con consciencia y de manera recreativa.
  • Conéctate con otros: por internet o en persona con quienes viven en tu casa, diseña y dedica tiempo a conversar y cultivar tus vínculos. Hazlo un hábito.

Ejercicio

  1. Encuentra un momento para visualizar la vida que quieres para ti: cómo quieres ser, cómo quieres pasar tu día a día. Puedes hacerlo cerrando los ojos e imaginando esto como una escena en tiempo presente, observa cada detalle.
  2. Reflexiona: ¿qué hábitos debes incorporar para lograr esto? Probablemente aparezcan muchos; quédate con 3 que sean fáciles de lograr.
  3. Diseña tu día a día: toma estos nuevos hábitos que quieras incorporar, comienza de a poco ¡y prueba!

¿Sabías lo fácil que es visitar a tu doctor?

Hazlo posible con el seguro ideal

Asegura tu salud y tu familia

¡me interesa!
ver