Texto alternativo de imagen

Episodio 4

Los superpoderes de la gratitud

Sanar, energizar, cambiar vidas: estos son los superpoderes de la gratitud según el académico Robert Emmons, quien junto a un grupo de investigadores en la Universidad de California ha dedicado los últimos 20 años al estudio de la gratitud.

Tu Salud · Lectura de 3 Min.
Texto alternativo de imagen

Para el académico Robert Emmons –considerado el científico experto en gratitud en el mundo– la definición de la gratitud tiene dos componentes. Primero, es una afirmación y un reconocimiento de la bondad: al agradecer, reconocemos que hay cosas buenas en el mundo. No significa que la vida sea perfecta, que no haya dificultades o pandemias, pero al mirar la vida como un todo, la gratitud nos impulsa a rescatar lo bueno que hay en ella.

Segundo, si bien podemos ser capaces de apreciar nuestros recursos y fortalezas, la verdadera gratitud implica la humilde aceptación de que dependemos de otrxs. Estxs “otrxs” pueden ser personas, la humanidad, o bien “seres superiores”, la divinidad o la naturaleza, quienes nos han hecho estos regalos de bondad.

En tiempos donde no pareciera haber nada que celebrar o agradecer, podríamos dudar de la utilidad o pertinencia de la gratitud, y creer que agradecer es un desafío tan grande como la pandemia misma. ¿Por qué habríamos de hacer el esfuerzo?

Bueno, la evidencia científica nos enfrece algunas respuestas:

  1. La gratitud amplifica las emociones placenteras: las emociones placenteras duran poco. Al agradecer, lo bueno que nos pasa lo valoramos, y esto hace menos probable que lo demos por sentado. Al apreciar lo que tenemos amplificamos la emoción placentera y extendemos la “vida útil” de esa emoción.
  2. Es un escudo contra las emociones tóxicas: no podemos sentir envidia y gratitud a la vez. Son emociones opuestas. De hecho, investigaciones recientes demuestran que las personas agradecidas tienen bajos niveles de resentimiento y envidia. Y lo que es todavía más importante en estos tiempos, es que las personas agradecidas se deprimen menos.
  3. Nos protege contra el estrés: por una parte, al conectar con la gratitud nuestro cuerpo se relaja, lo que nos permite recuperarnos más rápidamente de situaciones estresantes. La gratitud, por otro lado, nos ayuda a interpretar las dificultades con mayor perspectiva.

Cómo practicar la gratitud

Practicar la gratitud es simple, pero no necesariamente fácil. Cuando estamos estresados nos cuesta identificar lo positivo porque nos domina el sistema de amenaza que solo pone atención al riesgo, por lo que encontrar esas veces algo por qué estar agradecido es biológicamente más difícil. La gratitud también nos fuerza a soltar el control, invitándonos a aceptar las cosas como nos llegan, y a permitirnos ser dignos de un bien que quizás sintamos que no merecemos.

Como sabemos que se trata de un ejercicio complejo y más ún en situación de crisis sanitaria, existe una estrategia científicamente demostrada para cultivar la gratitud: el “diario de gratitud”.

En tu cuaderno de notas habitual, o en uno elegido especialmente para esto, registra cada día aquellas cosas por las que estás agradecidx. Sorpresas, oportunidades, cosas buenas, ya sea que son nuevas, o que has redescubierto y revalorado. Puede ser cada día, o puede ser un par de veces a la semana. Lo importante es que sea al menos una vez por semana.

Algunas recomendaciones para tu diario de gratitud:

  • La intención importa: toma la decisión de ser más feliz y luego escribe el diario. La intención con que escribes hace toda la diferencia.
  • Opta por la profundidad: detenerte a describir y reflexionar detalladamente sobre un evento es más beneficioso que referirte a muchos de ellos.
  • Ponle nombre: conectar la gratitud con personas produce un mayor impacto en tu bienestar, y en tu relación con ellas, que fijarse solo en las cosas por las que estás agradecidx.
  • Restar, más que sumar: una buena manera de sintonizar con la gratitud es imaginar cómo sería tu vida sin esa persona, o sin esa “oportunidad”.
  • Privilegia la sorpresa: a nuestra mente le encanta lo nuevo, por lo que registra eventos inesperados, ya que ellos también generan más gratitud.

¿Sabías lo fácil que es visitar a tu doctor?

Hazlo posible con el seguro ideal

Asegura tu salud y tu familia

¡me interesa!
ver