Texto alternativo de imagen

EPISODIO 1

Pedaleando la pandemia

Cuando se haga el balance de lo que nos dejó la pandemia, entre adelantos médicos y cambios en la forma de vivir, estará la masificación de la bicicleta en Occidente. El medio de transporte de moda permite cumplir el distanciamiento social y promueve una vida saludable.

TU BIENESTAR  •  Lectura de 5 min.
Compartir:
Texto alternativo de imagen

Pedro recuerda gran parte de su infancia andando en bicicleta. De niño tuvo tres, pero de adulto no la había vuelto a usar hasta que llegó la pandemia. Hace seis meses se atrevió, principalmente para ir de compras cerca de su casa en Barranco y aprovechar de hacer algo de ejercicio. Sin embargo, después de un par de meses comenzó a usarla como medio permanente de desplazamiento, dejando el auto de lado. No ha vuelto a pensar en usar el transporte público.

Así como Pedro, millones de personas en el planeta se suben cada día a una bici. Los europeos –ni qué decir en lugares más lejanos como India o el Sudeste Asiático– ya lo hacían en masa antes del Covid-19, pero con la llegada de la pandemia su uso se extendió. De hecho, algunas ciudades europeas lo declararon el medio de transporte oficial. Esto porque además de ser un medio más amigable, limpio y menos expuesto al virus, tiene beneficios directos sobre nuestra calidad de la vida.

“La obesidad es uno de los factores reales de comorbilidad y perder peso es una de las formas en que se puede reducir el riesgo de contagiarse con coronavirus”, dijo el primer ministro británico Boris Johnson al presentar, en julio de 2020, el plan que entregó bonos de 50 libras (unos 65 dólares) para reparar bicicletas. Además, se ofrecieron clases para aprender a usarlas, y anunció la construcción de miles de kilómetros de ciclovías y estacionamientos para bicis.

También se motivó a los médicos a prescribir la práctica del ciclismo y ahora sus pacientes pueden utilizar bicicletas gracias a la intervención de los centros de salud locales. Lo mismo han hecho españoles, alemanes, franceses e italianos. Estos últimos pueden obtener un subsidio de 200 euros por ciudadano (unos 241 dólares) para la compra de bicicletas.

En nuestra región, Colombia lleva la delantera. Su plan destacado por el Foro Económico Mundial incluye un nuevo límite de 30 km. de velocidad para automóviles en las ciudades, y la construcción de cientos de kilómetros de ciclovías. También se ofrece incentivos para la compra de bicis.

No hay stock de bicicletas

Esta “moda” ciclista tiene las bicis agotadas en casi todo el mundo. Claro, el año pasado las tiendas de bicicletas en Estados Unidos, Inglaterra y Alemania aumentaron sus ventas en 700% respecto de 2019. A duras penas satisfacen la demanda local, ni mucho menos las exportaciones.

En Perú la bici era tendencia antes del Covid-19. Su uso venía en alza con la construcción de cientos de nuevas ciclovías. De hecho, en abril de 2019 se promulgó la ley que promueve y regula el uso de la bicicleta como medio de transporte sostenible. Por ello, con el inicio del distanciamiento social y las cuarentenas, se convirtió rápidamente en una de las principales respuestas para evitar la aglomeración del transporte público.

En este contexto, Lima dio prioridad a las rutas que conectarían con su red ciclista de 227 kms. y que facilitarían el acceso a servicios públicos como los hospitales. Por toda la ciudad se seleccionaron 12 ubicaciones para dotarlas de estacionamientos. Así, en agosto pasado, los limeños tuvieron a su disposición más de 13 kms. de nuevas ciclovías.

“Si bien estas mejoras han sido una recomendación fundamental de la Oorganización Mundial de la Salud (OMS) para fomentar la salud en general antes del Covid-19, es estupendo constatar su valor añadido durante la pandemia”, señala Rubén Mayorga, representante de la OMS en el Perú.

Se ha priorizado la seguridad vial al optar por carriles ciclistas bidireccionales protegidos y señalizaciones para separarlos de la calzada, un problema importante para la seguridad de los ciclistas en una ciudad famosa por la inseguridad vial y por el mal comportamiento de los automovilistas. También se han instalado semáforos exclusivos. La idea de la Autoridad para el Transporte Urbano para Lima y Callao (ATU) es que la ciudad se oriente hacia un cambio de largo plazo, más allá de la emergencia coyuntural. Para ello, se están evaluando las medidas aplicadas para que la infraestructura ciclista de emergencia pase a ser permanente.

La respuesta de Lima a la pandemia incluye un proyecto en tres fases junto con la Alianza de Ciudades Saludables, iniciativa mundial financiada por Bloomberg Philanthropies en colaboración con la OMS y la organización Vital Strategies. “Las medidas de contención del coronavirus no tienen por qué ser solo sobre restricciones; también pueden contemplar la introducción de nuevas instalaciones y mayor libertad para los ciudadanos, como ha demostrado Lima”, asegura Rubén Mayorga. Por ejemplo, cuando en febrero se impuso cuarentena en diez ciudades, el uso de bicicletas estaba permitido para ir de compras o realizar actividades esenciales.

Bicis peruanas de bajo costo

Una vez que ganemos la lucha contra el Covid-19 o al menos logremos mantenerlo a raya, se estima que será natural que el temor a las aglomeraciones persista. Por ello, se espera un incremento del uso del auto particular, tal como ya se ha observado en grandes ciudades como Nueva York. En Reino Unido el 60% de los ciudadanos dice estar nervioso de usar el transporte público cuando terminen las cuarentenas. Por eso, si todos salimos en auto, fácilmente vamos a colapsar las calles –que en muchas partes ya no daban abasto previo a la pandemia– y de paso el terreno ganado por las bicis.

En esa línea, Nueva York prepara una ley para habilitar 120 kilómetros de sus calles para uso exclusivo de ciclistas con el fin de evitar nuevos contagios y aglomeraciones.

Y por ahí va también la segunda parte del plan de ATU, que, además, espera desarrollar un prototipo peruano de bicicleta, de bajo costo, pero con las condiciones de seguridad para circular por la ciudad. Un equivalente al Volkswagen, llamado “el auto del pueblo” en la Alemania de los años 30. Su valor sería de unos 350 soles, y la fabricación estaría a cargo de un gremio de ensambladores peruanos. Un ciclo virtuoso que nos dejará de herencia esta pandemia.

Links de interés

Alianza de ciudades saludables:

https://partnershipforhealthycities.bloomberg.org

Reglamento uso bicicleta en Perú:

https://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/decreto-supremo-que-aprueba-el-reglamento-de-la-ley-n-30936-decreto-supremo-no-012-2020-mtc-1867296-1/

¿Sabías lo fácil que es visitar a tu doctor?

Hazlo posible con el seguro ideal

Asegura tu salud y tu familia

¡me interesa!
ver