Texto alternativo de imagen

EPISODIO 4

Cáncer en tiempos de COVID-19

La pandemia impone desafíos especiales a las personas que viven con cáncer. Los expertos recomiendan que mantengan sus tratamientos, redoblen la prevención, y se vacunen contra el Covid-19 apenas exista la posibilidad.

TU BIENESTAR  •  Lectura de 4 min.
Compartir:
Texto alternativo de imagen

Al igual que quienes padecen artritis reumatoide y lupus, desde los primeros días de la pandemia los pacientes con cáncer saben que se encuentran dentro del grupo de riesgo de desarrollar complicaciones si se contagian con Covid-19.

Esto porque algunos tipos de cáncer, en combinación con ciertos tratamientos para controlar la enfermedad, pueden producir una caída en las defensas. Se ha estudiado que esto ocurre solo en aquellos tratamientos que reducen la cantidad de glóbulos blancos, es decir las células presentes en la sangre para defender al cuerpo contra las infecciones, como algunos tipos de quimioterapia.

Quiénes deben poner especial atención

Según la guía británica de Macmillan Cancer Support, una de las organizaciones benéficas más grandes en torno al tema, deben tener especial cuidado quienes padecen cánceres hematológicos como leucemia, linfoma o mieloma, en cualquier etapa de su tratamiento. También quienes están recibiendo quimioterapia, inmunoterapia o tratamientos con anticuerpos para el cáncer.

Los pacientes que reciben otros tratamientos que pueden afectar el sistema inmunitario, como los inhibidores de la proteína tirosina quinasa (que permite el crecimiento de tumores, entre otras cosas), o los inhibidores de PARP (enzima que ayuda en la reparación del ADN celular, pero también repara las mutaciones malignas), deben redoblar los cuidados. En este grupo están quienes reciben radioterapia radical para el cáncer de pulmón, personas con trasplantes de médula ósea o de células madre en el último año, o que todavía están tomando medicamentos inmunosupresores.

¿Qué hacer con los tratamientos en pandemia? “Esto se debe analizar caso a caso, evaluando los posibles riesgos y beneficios de continuar o posponer el tratamiento oncológico”, responde Mauricio Mahave, subdirector médico de Oncología Médica de la Fundación Arturo López Pérez (FALP), especializada en cáncer. “En algunos pacientes ha sido posible hacer modificaciones con el fin de reducir sus visitas; por ejemplo, privilegiando las terapias orales por sobre inyectables o disminuyendo la frecuencia en que los reciben”, precisa.

La importancia de vacunarse

En el contexto de las campañas mundiales de vacunación contra el Covid-19, los estudios no reportan problemas al inocular a una persona que está siendo tratada con quimioterapia, inmunoterapia u otro tipo de tratamiento, incluidas radiación o cirugía. 

“Ese paciente debe vacunarse en cuanto exista la disponibilidad para hacerlo”, asegura el oncólogo de la Clínica Mayo Julián Molina. “Cuando las personas están bajo tratamiento oncológico, por ejemplo quimioterapia, y contraen la enfermedad del coronavirus, lo que se ha visto es que tienden a enfermar más gravemente y corren más riesgo de ingresar a la unidad de cuidados intensivos y de requerir intubación”, puntualiza.

En cualquier caso, se recomienda no esperar a recibir la vacuna para someterse a un examen de diagnóstico de cáncer, porque esa detección es considerada fundamental para prevenir y combatir efectivamente la enfermedad en el contexto de la pandemia

¿Cómo me cuido?

Si estás diagnosticadx con cáncer, sigue las recomendaciones de tu médico. Mientras sigamos en pandemia, y aunque más personas accedan a las vacunas,  sigue quedándote en casa cuanto te sea posible; practica distanciamiento físico cuando estés cerca de otras personas; nunca olvides usar mascarilla cubriendo boca y nariz cuando estés en lugares públicos, y lávate las manos con frecuencia. Comienza a llevar hábitos saludables –por ejemplo en alimentación– para que tu cuerpo esté fuerte cuando comiences el tratamiento oncológico.

También te recomendamos que duermas lo suficiente para despertar cada día sintiéndote descansadx; sigue una dieta saludable con muchas frutas y verduras; intenta hacer ejercicio la mayoría de los días de la semana; encuentra actividades que te ayuden a reducir el estrés, como la respiración profunda y los ejercicios de relajación; habla sobre tus sentimientos y miedos con alguien en quien confíes, y conéctate con otras personas con cáncer a través de grupos en línea.

Por último, si te sientes demasiado abrumadx, habla con tu médico para que te remita a un profesional de salud emocional. Recuerda que no estás solx en esto, y que mantenerte lo más estable posible emocionalmente, también contribuirá a la efectividad de tu tratamiento y a tu bienestar general.

Links de interés:

https://www.thelancet.com

https://www.macmillan.org.uk/

https://www.institutoncologicofalp.cl/

¿Sabías lo fácil que es visitar a tu doctor?

Hazlo posible con el seguro ideal

Asegura tu salud y tu familia

¡me interesa!
ver