como-mantener-presion-arterial-bajo-control

Episodio 2

Cómo mantener la presión arterial bajo control

Uno de cada cuatro peruanos es hipertenso. Al igual que la diabetes, la hipertensión es silenciosa, sus causas mezclan genética con hábitos poco saludables, y es un riesgo ante el Covid-19. Pero también se puede prevenir, como te contamos en este segundo episodio de nuestra serie sobre enfermedades de base.

TU BIENESTAR  •  Lectura de 5 min.
Compartir:
como-mantener-presion-arterial-bajo-control

Es una de las causas más importantes de las enfermedades cardiacas y de los accidentes cerebrovasculares (ACV). En el mundo, la hipertensión causa casi 7 millones de muertes cada año, mientras que un cuarto de la población adulta sufre de esta condición en Perú. Se desconoce cuántos más están en peligro de padecerla porque su desarrollo es paulatino; las personas recién se enteran de que son hipertensas cuando experimentan algún síntoma. 

Esta condición de salud ha cobrado más relevancia porque está confirmado que empeora el pronóstico de Covid-19. De hecho, el Journal of the American Medical Association (JAMA) acaba de publicar un estudio de 1.625 fallecidos en Italia por Covid-19, y las cifras confirmaron la asociación de la mortalidad con eventos cardiovasculares y diabetes: el 30% tenía enfermedad coronaria, el 24.5% fibrilación auricular (frecuencia cardiaca acelerada e irregular), y el 9.6% antecedentes de accidentes cerebrovasculares.

Aunque no se sabe aún si los tratamientos para la hipertensión tienen algún efecto en cómo evoluciona la infección por coronavirus, los especialistas coinciden en la importancia de que los pacientes sigan consumiendo regularmente sus medicamentos antihipertensivos para garantizar un buen control de la presión arterial. 

 

¿Qué es y qué implica tener la presión alta?

La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos (arterias) al ser bombeada por el corazón. Esta se expresa en milímetros de mercurio (mm Hg) y se compone de dos números: El mayor mide la presión en las arterias cuando el corazón late (que se denomina presión “sistólica”): el menor mide la presión en las arterias entre cada latido (presión “diastólica”). Lo normal para un adulto es tener 120/80 mm Hg. Cuando el marcador va de 130 hasta 139 mm Hg, o la presión diastólica oscila entre 80 y 89 mm Hg, estamos frente a una hipertensión en etapa 1. En etapa 2, sobrepasa los 140 mm Hg, o la diastólica se eleva a más de 90 mm Hg. Lo inquietante es que puede que una persona tenga presión alta y no manifieste síntoma alguno, pero el daño se propaga de igual manera.

Generalmente la hipertensión se manifiesta entre los 40 y 60 años, y si tus padres son hipertensos lo más probable es que también llegues a serlo, porque depende en gran medida de la genética. Pero pon atención a esto: uno de los factores externos clave es la masa corporal, es decir que mientras más sobrepeso u obesidad tiene una persona, más fuerza necesita su cuerpo para suministrar oxígeno y nutrientes a los tejidos. A medida que aumenta la cantidad de sangre bombeada, crece la presión y el consiguiente daño en las paredes de las arterias.

Como te comentábamos al comienzo, al igual que la diabetes la hipertensión arterial avanza de manera silenciosa, por eso debemos poner atención a sus síntomas: dolor de cabeza persistente y con sensación de aturdimiento. Si te ciegas momentáneamente, ves manchas azules o auras brillantes, también podría ser producto de alta presión; otro síntoma habitual es un zumbido en el oído. Debes tomarte la presión para descartar que se trate de un problema a nivel auditivo. Y algo muy importante que debes conversar con el médico es determinar si eres hipertenso o hipertensa, o solo te sube la presión ante situaciones de estrés, porque los tratamientos son distintos en cada caso. 

Si se trata de hipertensión, como es una enfermedad crónica deberás tomar ciertas medidas, en general relacionadas con los hábitos, para así evitar complicaciones, y disminuir el riesgo cardiovascular sobre todo en pandemia.

 

Estilo de vida cardiosaludable

  • Evita el tabaco, pues aumenta la presión arterial y la frecuencia cardiaca. Además, las personas hipertensas fumadoras multiplican el efecto perjudicial del tabaco. Dejar de fumar tiene efectos positivos superiores a cualquier medicación para la hipertensión.
  • Mide el consumo de alcohol. Porque beber incrementa la presión arterial y otras alteraciones perjudiciales para el corazón y otros órganos. 
  • Controla tu peso. Al reducir la cantidad de grasa corporal, bajarás la presión arterial casi de inmediato. 
  • Realiza ejercicio físico regularmente. Si bien el ejercicio aeróbico sube la presión arterial, luego de pocos minutos finalizado el esfuerzo se produce un efecto hipotensivo (baja la tensión). Con la práctica frecuente el corazón se vuelve más fuerte. Los hipertensos deben consultar a un especialista para determinar el tipo de ejercicio que pueden realizar.
  • Mantén a raya el consumo de sal y alimentos que la contengan. 
  • Privilegia las frutas, verduras, legumbres, frutos secos, pan y otros cereales, ojalá integrales. Intenta usar aceite de oliva como grasa principal e incrementa la ingesta de aves y pescados en detrimento de las carnes rojas.

¿Sabías lo fácil que es visitar a tu doctor?

Hazlo posible con el seguro ideal

Asegura tu salud y tu familia

¡me interesa!
ver