diabetes-la-otra-gran-pandemia

EPISODIO 1

Diabetes, la otra gran pandemia

La diabetes tipo 2 puede hacer más grave la infección por Covid-19. Sin embargo, estamos a tiempo de mejorar nuestra alimentación y estilo de vida para prevenirla efectivamente. Te contamos cómo hacerlo.

TU BIENESTAR  •  Lectura de 5 min.
Compartir:
diabetes-la-otra-gran-pandemia

Además del Covid-19, hace tiempo venimos enfrentando otra pandemia, una mucho más silenciosa llamada diabetes, y que esencialmente consiste en un peligroso exceso de azúcar en la sangre. En el mundo contemporáneo, esta enfermedad se expande casi sin control, tanto que su prevalencia en los adultos se ha triplicado a partir de 1980 y se estima que afectará a 109 millones de personas en 2040.

Perú no escapa a esta tendencia, y, por si fuera poco, en nuestro país está subdiagnosticada; un porcentaje importante de los peruanos no sabe que está en fase de prediabetes o que, derechamente, ya contrajo diabetes. Muchas personas solo se enteran cuando ya aparecieron los síntomas, es decir que ya es tarde para prevenir su aparición.

Son nuestros hábitos los que más están contribuyendo a expandir esta pandemia. En especial, dos tendencias que van de la mano: un aumento del consumo de alimentos con alto contenido energético, ricos en grasas saturadas, azúcares y sal, y la reducción de la actividad física.

De hecho, hoy hasta un 69.9% de los peruanos adultos tiene sobrepeso, aunque si se contabilizan jóvenes y niños, el porcentaje baja a 54%, según el Centro Nacional de Alimentación y Nutrición (CENAN – INS). En algunos casos se suma una tendencia genética, y ocurre que la población femenina es la más afectada, por lo que también debe estar más atenta.

¿Pero por qué es tan importante abordar la diabetes hoy más que nunca? Porque se ha convertido en uno de los trastornos más frecuentemente asociados a contraer la versión más grave de Covid-19.

¡A los virus les gusta el azúcar!

El Covid-19 afecta a los diabéticos desde varios frentes. Por un lado, la entrega de algunos medicamentos se ha atrasado por problemas de distribución debido al confinamiento. Por otra parte, si un diabético se contagia, su condición podría agravarse ya que su sistema inmunológico está debilitado, lo que dificulta la lucha contra el coronavirus y conduce a un período de recuperación más largo. Está demostrado que los pacientes con niveles más altos de azúcar en sangre tienen más complicaciones.

Además, han comenzado a aparecer nuevos casos de diabetes en personas que no la tenían pero que sufrieron infecciones graves de Covid-19.

“Los estudios preliminares encontraron que más del 14% de los pacientes que fueron hospitalizados con Covid-19 y se recuperaron, han sido diagnosticados recientemente con diabetes. La explicación es que se trata de personas que ya estaban predispuestas (a contraer diabetes)”, explica el endocrinólogo de la Clínica Mayo de Estados Unidos, Yogish Kudva.

Los investigadores creen que el virus podría estar acelerando el desarrollo de la enfermedad en personas con factores de riesgo existentes, como obesidad e hipertensión arterial. “Son individuos con características anormales de la glucosa que luego contraen un Covid-19 severo. Eso va a acelerar la progresión de este estado hacia uno más descontrolado. No es que los diabéticos sean más propensos al Covid-19, pero, si lo desarrollan, es más grave”, agrega el doctor Kudva.

Atención a los tipos de diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por altos niveles de glucosa en la sangre (dicho en palabras simples, hablamos de azúcar), una fuente clave de energía para las células que forman los músculos y tejidos, además del cerebro.

Esto implica un déficit en la producción de insulina, la hormona que transporta la glucosa y le permite entrar en las células. Con el tiempo puede conducir a daños importantes en el corazón, los vasos sanguíneos, ojos, riñones y nervios, entre otros órganos. 

Existen distintos tipos, pero las más comunes son las diabetes tipo 1, 2, y gestacional. La primera empieza casi siempre en la pubertad o adolescencia, y consiste en la producción deficiente de insulina. La segunda representa entre un 85 y 90% de los casos mundiales (62 millones de personas en las Américas la tienen, según la OMS) y se manifiesta generalmente en adultos, cuando el cuerpo se vuelve resistente a la insulina o no produce suficiente.

La diabetes gestacional, en tanto, ocurre por un aumento de las hormonas –estrógenos y, sobre todo, progesterona– durante el embarazo, lo que causa un cambio en la respuesta del organismo a la insulina. Un alto nivel de glucosa sanguínea puede afectar el embarazo y la salud del bebé, pero las futuras madres pueden ayudar a controlarla comiendo saludable, haciendo ejercicio y, si es necesario, tomando medicamentos recetados por su médico.

Por lo general, los niveles vuelven a la normalidad después del parto, pero es un factor de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro, por lo que conviene estar atentas.

La prediabetes, por su parte, es una condición que se produce por un nivel de azúcar más elevado de lo normal en la sangre, pero aún no es lo suficientemente alto como para ser considerado diabetes.

¿Qué hacer?

La gran noticia es que la diabetes depende solo un 20% del médico y los remedios, y 80% de nosotros mismos, por lo que nuestros hábitos alimenticios y de actividad física pueden cambiar totalmente la predisposición a contraerla, o mantener esta condición a raya. Y el tiempo de encierro es una oportunidad única para adquirir hábitos más sanos en familia, y así mejorar el control de esta enfermedad.

Es también una invitación para que todo el grupo familiar se involucre y cada integrante mejore sus hábitos en pro del/la diabetic@ y de sí mism@. Así, todos contribuirán a crear un cambio de conducta que incluya horarios, tipos de comida y rutinas de ejercicios.

Entre las recomendaciones está seguir una dieta variada y equilibrada para mantener estables los niveles de glucosa en la sangre y mejorar el sistema inmunológico. Para ello te aconsejamos:

  • Decide privilegiar alimentos con “bajo índice glucémico”, es decir que ayudan a regular rápidamente la glucosa en la sangre, como verduras, pastas integrales, legumbres, frutas, panes y cereales de grano entero.
  • Evita el consumo de frituras.
  • Limita alimentos ricos en azúcar, carbohidratos y grasas.
  • Elige proteínas magras: pescado, carne, huevos, leche, frijoles.
  • Aumenta el consumo de vegetales verdes.
  • Come dos o tres porciones de fruta diarias.
  • Camina al menos 30 minutos al día. Si estás en confinamiento, busca ejercicios para hacer en casa.

Programa Cuídate

Existe un objetivo acordado a nivel mundial para detener el aumento de la diabetes y la obesidad para 2025. Si eres parte de RIMAC podemos ayudarte con el control de tu diabetes a través del programa “Cuídate”. Si eres vulnerable, te cuidamos del coronavirus a través del programa “Médico a tu lado”, y además prevenimos las enfermedades a través de chequeos digitales.

El primero está destinado a prevenir enfermedades crónicas y en el segundo encontrarás información y ayuda para manejar el coronavirus. Te enseñamos a tomar el control de tu salud en conjunto con tu familia.

Links de interés:

The essential diabetes book:
thttps://e21phwmn.web.app/mayo-clinic-the-essential-diabetes-book.pdf

Federación Internacional de Diabetes:
https://idf.org/

Guía para la diabetes:
https://www.idf.org/our-activities/epidemiology-research/idf-guide-for-diabetes-epidemiology-studies.html

Asociación Peruana de la Diabetes
https://adiper.pe/es/node/292

¿Sabías lo fácil que es visitar a tu doctor?

Hazlo posible con el seguro ideal

Asegura tu salud y tu familia

¡me interesa!
ver