tendremos-que-vacunarnos-anualmente-covid19

Episodio 3

¿Tendremos que vacunarnos anualmente contra la COVID-19?

¿Cuánto tiempo nos protegerá la vacuna contra la COVID-19? Los científicos se inclinan por una ‘dosis de refuerzo’. Acá te contamos cómo funcionan los ‘refuerzos de la vacuna’ y sus resultados en otras pandemias como la influenza.

TU BIENESTAR  •  Lectura de 5 min.
Compartir:
tendremos-que-vacunarnos-anualmente-covid19

Una mala y una buena: por una parte, el caos en la llegada y distribución de las vacunas ha dilatado su inoculación en los peruanos, retrasando el regreso a cierta normalidad. Pero esa ventana de tiempo también nos ha permitido ir observando lo que ocurre en otros países que van más rápido, y plantearnos ahora las preguntas de cómo distribuirla mejor y cómo seguir después de la vacunación masiva.

Hoy sabemos que sin importar la procedencia de la dosis que nos toque, está científicamente demostrado que las vacunas contra la COVID-19 son efectivas para disminuir la probabilidad de contagiarse si logramos que la mayoría de la población cuente con ellas. En caso de contraer el virus se evita que la enfermedad se agrave y que colapsen los sistemas de salud, pero para conseguirlo no debemos confiarnos sino seguir manteniendo las medidas de protección por un buen tiempo más.

Las vacunas activan nuestro sistema inmunitario, generando anticuerpos que ayudan a protegernos de una enfermedad, en este caso Covid-19. Cuando somos inoculados, nuestro organismo identifica al invasor (virus, bacteria) y nuestros linfocitos producen anticuerpos que evitan que el virus infecte nuestras células. Es gracias a su efectividad que el mundo entero está apostando por las vacunas, mientras varios equipos científicos intentan encontrar respuestas a las preguntas latentes y observan cómo están funcionando en distintas circunstancias y grupos de personas: por edad, situación de salud, etnias, ubicación geográfica, etc.

¿Meses o años de protección?

Nuestro sistema inmunitario está diseñado para recordar. Por eso, tras la administración de una o más dosis de una vacuna contra una enfermedad concreta, quedamos protegidos contra ella, normalmente durante años, décadas o incluso para toda la vida. En el caso del Covid-19 eso aún no se sabe, por lo tanto existe la posibilidad de que tengamos que vacunarnos cada cierto tiempo, tal como ocurre cada año con la influenza.

Esto pasa porque los virus de la gripe evolucionan muy rápido (tal como ha estado ocurriendo con las mutaciones de Covid-19), y es probable que la vacuna del año pasado ya no nos proteja de los virus de este año. Por ello, cada seis meses los laboratorios hacen nuevas versiones para estar al día. Además, los niveles de anticuerpos pueden disminuir con el tiempo, y esa es otra razón para vacunarse contra la gripe cada año.

En el caso de las vacunas contra el Covid-19, su máxima efectividad llega después de dos semanas de aplicada la segunda dosis. Y dos semanas después de aplicada la única dosis, en el caso de la del laboratorio Johnson & Johnson. Sin embargo, es posible que una persona vacunada se infecte con Covid-19. Lo importante es que si esa persona llega a contagiarse, la vacuna evitará que enferme gravemente, como mencionamos al comienzo.

Entonces, ¿será posible que tengamos que vacunarnos todos los años contra el Covid-19 también?  “No sabremos cuánto tiempo durará la inmunidad hasta que tengamos más datos sobre su efectividad”, advierte el Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos (CDC). Los análisis hechos a las personas que han superado el Covid-19 apuntan a que la inmunidad se mantiene por bastantes meses; por eso, la mayoría de los investigadores se inclina por otra dosis de refuerzo en un tiempo, quizá el próximo año (dependiendo de cómo avance en el mundo la primera vacunación). Esta dosis de refuerzo se ha visto en otras vacunas, por ejemplo la del tétano, que se inocula cada 10 años.

La prevención es la mejor aliada

Se espera que poco a poco la vacunación reduzca la transmisión del virus, en la medida en que más y más personas vayan accediendo a ellas. Para frenar la propagación es fundamental que la vacuna se distribuya globalmente, y eso probablemente no pasará hasta fines del 2022, así es que hasta entonces el riesgo de la pandemia seguirá presente. Aun en la etapa pospandémica podrían aparecer brotes puntuales, variaciones de la cepa sobre las que las vacunas no tengan la misma eficacia. La vigilancia de brotes ya se hizo con otros coronavirus como el Mers y el Sars, que hoy ya no son una amenaza.

Aún estamos aprendiendo sobre el Covid-19 y cómo las vacunas impactarán en su propagación. Por ello es importante que luego de completar la vacunación, sigamos tomando las precauciones de protección: lavado frecuente de manos, usar mascarilla y mantener dos metros de distancia de otras personas en espacios públicos; evitar multitudes y lugares mal ventilados.

Links de interés:

¿Sabías lo fácil que es visitar a tu doctor?

Hazlo posible con el seguro ideal

Asegura tu salud y tu familia

¡me interesa!
ver