Texto alternativo de imagen

Episodio 2

Nuevas cepas, nuevos desafíos

Las vacunas continúan su desarrollo, debido a las nuevas cepas de COVID-19 que van apareciendo. Por ello, es importante conocer cuál es el curso de esta tecnología y sus modificaciones que la hacen efectiva.

TU BIENESTAR  •  Lectura de 5 min.
Compartir:
Texto alternativo de imagen

Atravesamos una complicada segunda ola de Covid-19, y, como se trata de un virus bastante nuevo en la especia humana, estamos expuestos a mucha información que se actualiza en tiempo real. También a noticias falsas.

Lo que no es incierto, sin embargo, es que la inmunidad de una mayoría de la población –a través de los anticuerpos que las personas adquieren después de contraer el virus y con las vacunas– es el único método conocido para salir de la actual crisis sanitaria y pasar de manera paulatina a una “nueva normalidad”.

Si retrocedemos un poco en el tiempo, encontraremos que esta no es la primera vez que las vacunas nos dan noticias alentadoras. En el siglo pasado, fue gracias a ellas que el mundo consiguió erradicar una de las enfermedades más temidas y letales que hemos conocido, responsable de cientos de millones de muertes en siglos de historia: la viruela.

Al igual que la Covid-19, esta se trasmitía a través de las gotas que expulsa una persona contagiada en la exhalación, y sus principales síntomas son fiebre, fatiga y lesiones cutáneas graves. La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció en 1980 la erradicación de la viruela a nivel global, lo que hasta ahora se considera uno de los hitos más importantes en cuanto a salud pública. Un triunfo de las vacunas.

La primera vacuna se probó en 1796 en Gran Bretaña; desde esa fecha, las investigaciones, el surgimiento de nuevas tecnologías y formas más eficientes de distribución han permitido que su uso se expanda. Así, otras enfermedades han estado cerca a la erradicación, entre ellas el sarampión, la difteria, el tétano y la poliomielitis, pero debido a la falta de información y al crecimiento de los movimientos anti vacunas en todo el mundo, entre otros factores, aún se registran casos en algunas regiones del mundo.

Evitar las hospitalizaciones

Ninguna vacuna contra el Covid-19 nos asegura quedar libres de un posible contagio. Lo importante es que evitan eficazmente las complicaciones que son, al fin y al cabo, las causantes de su alta tasa de mortalidad. En este último año se han desarrollado varias y de distinto tipo, conocidas como “atenuadas”, “inactivas”, “de vector viral no replicantes” y aquellas basadas en una tecnología nueva llamada “ARN mensajero” o ARNm (sigla que en inglés se escribe al revés, mRNA).

La primera de ellas porta un virus debilitado para activar nuestra respuesta inmune, mientras que la segunda utiliza el germen ya muerto. Las de vector viral, por su parte, contienen una versión modificada del virus, pero son las vacunas basadas en la tecnología ARNm las que prometen vencer la Covid-19 de manera más eficaz.

Estas últimas, en vez de introducir un patógeno atenuado, envían una serie de instrucciones a las defensas de nuestro cuerpo para que reaccionen y desarrollen el antígeno, que en el caso del coronavirus es la proteína “S”. Son bastante efectivas, mientras que su desventaja es que se degrada muy rápido y por ello deben mantenerse refrigeradas a menos de 80 grados centígrados. 

Pfizer y Moderna (EE.UU.) utilizan esta nueva tecnología, mientras que la versión de AstraZeneca (Oxford-Reino Unido) usa el vector viral, y Sinopharm se centra en los virus inactivos. Estas dos últimas, además de la de Pfizer, son las que ha adquirido el gobierno peruano hasta el momento, pero solo las de AstraZeneca y Sinopharm han sido probadas previamente en nuestro país.

Esta es una ventaja importante, pues para que una vacuna funcione correctamente es necesario tener en cuenta los factores geográficos, el clima y la alimentación de la población, así como sus reacciones generales a una vacuna.

No hay una fórmula perfecta, pero sin duda este último año los laboratorios han enfrentado la carrera más importante de sus trayectorias y han conseguido romper récords. Es más, ya son 20 vacunas las que están en proceso de ensayo clínico y podrían ser aprobadas en los próximos meses. Esto quiere decir que se podrá inocular a más gente y de manera más rápida, considerando que el virus muta muy velozmente, y por eso las autoridades del mundo entero intentan a toda máquina apurar esta carrera.

En esta segunda ola, los retos siguen vigentes, pero las buenas noticias también. En Israel, donde ya se ha vacunado al 90 por ciento de la población, el número de infectados ha disminuido significativamente, en especial las infecciones más graves, y por lo tanto las hospitalizaciones. Sin duda, un gran paso hacia la superaración de esta pandemia.

¿Sabías lo fácil que es visitar a tu doctor?

Hazlo posible con el seguro ideal

Asegura tu salud y tu familia

¡me interesa!
ver