como-saber-si-tengo-la-presion-alta-que-hacer

Cómo reconocer si tengo la presión alta y qué hacer después

Según el MINSA, más de 4 millones de peruanos sufren hipertensión. A continuación, te explicamos sobre los síntomas de la presión alta y qué hacer para controlarla.

Tu Salud · Lectura de 3 Min.
como-saber-si-tengo-la-presion-alta-que-hacer

Según el último informe del Ministerio de Saludmás de 4 millones de peruanos sufren hipertensión. Eso es un 17,6 % de la población. Todos tenemos un conocido, amigo o familiar con esta patología. De hecho, nosotros podemos ser ese paciente. De allí la importancia de reconocer los síntomas más importantes y saber qué hacer para bajar la presión alta.

¿Cómo saber si tengo presión alta?

Para conocer cómo bajar la presión alta, primero debemos identificar los síntomas. Que muchas veces pueden pasar desapercibidos. En líneas generales, estas son las señales:

  • Dolor de cabeza agudo (que no sea común en el paciente)
  • Dolor en el dorso del cuello
  • Náuseas y vómitos
  • Vértigos
  • Somnolencia
  • Latido irregular del corazón
  • Dificultad para respirar
  • Visión borrosa

Si tienes un tensiómetro a la mano, mide la presión arterial. Si es menor a 120/80 mm Hg, todo está normal. Pero si la lectura arroja una cifra superior a 130/80 mm Hg, estamos ante un caso de hipertensión. 

¿Cuándo debo preocuparme ?

Lo correcto es acudir al médico si los anteriores síntomas se presentan con recurrencia. Solo un especialista podrá determinar un diagnóstico acertado y asignar un tratamiento farmacológico. Sin embargo, podemos considerar como señales de preocupación:

  • Dolor torácico
  • Hemorragia nasal
  • Hormigueo en el cuello, mandíbula, hombros y brazos
  • Entumecimiento y debilidad del cuerpo
  • Dificultad para hablar
  • Confusión 

¿Qué hacer para bajar la presión alta?

No solo pacientes con diagnóstico de hipertensión pueden tener una subida de presión, todos estamos expuestos. Generalmente al recibir una mala noticia, emocionarnos demasiado, comer en exceso o tras un esfuerzo físico muy intenso. 

Si la persona afectada sigue un tratamiento farmacológico, lo correcto es suministrarle el medicamento indicado por su doctor de cabecera. Ello en tanto se acude al hospital para que hagan la evaluación correspondiente.

No obstante, también puedes intentar aplicar una técnica de relajación corporal y mental para saber cómo controlar la presión alta y disminuirla.  Un estudio del Instituto de Medicina Mente-Cuerpo Benson-Henry, en el Hospital de Massachusetts, reveló que la presión sanguínea disminuye cuando se realiza el siguiente ejercicio de meditación:

Paso 1: Elige una palabra corta  para centrarte en ella

Paso 2: Siéntate en un lugar cómodo y cierra los ojos

Paso 3: Relaja tus músculos, desde los pies hasta hasta el rostro

Paso 4: Respira lentamente desde la nariz y repite en tu mente la palabra que escogiste

Paso 5: Repite por 10 o 20 minutos

¿Cómo controlar la presión alta sin medicamentos?

El anterior ejercicio puede ser mucho más efectivo, si se combina con ciertas estrategias para controlar la presión arterial. Por ejemplo:

Baja de peso

La clave para controlar la presión alta sin medicamentos, es adelgazar esos kilos demás. El sobrepeso es un factor importantísimo en los casos de hipertensión. Solo con bajar una pequeña cantidad, haces una gran diferencia en tu salud. Por cada kilo que bajes, la presión arterial se reduce en un milímetro de mercurio (mm Hg).

Haz ejercicio más seguido

Al menos 30 minutos de ejercicios diarios son necesarios para reducir la presión arterial. Pero es importante ser constante. Algunas de las rutinas que puedes practicar, son: caminar, trotar, andar en bicicleta, nadar o bailar. 

Si ya padeces hipertensión, mantenerte activo ayudará a controlar tu situación. Te aconsejamos contactar con un entrenador  que pueda diseñar una rutina de ejercicios ajustada a tu condición médica, donde puedan considerarse intervalos de entrenamiento intensivo y suave.

Come sano

Si realmente quieres aprender cómo bajar la presión alta, tienes que comprometerte con una dieta saludable. Va de la mano con el ejercicio. Uno sin el otro, no llegan muy lejos. Dale una oportunidad a:

  • Los cereales integrales
  • Frutas
  • Verduras
  • Productos lácteos con bajo contenido de grasa
  • Aumenta el consumo de potasio

Te recomendamos llevar un registro de lo que comes, de este modo podrás conocer la realidad de tu alimentación y hacer los ajustes necesarios. Es importante que anotes el tamaño de las porciones y justifiques cada comida.

Del mismo modo, empieza a revisar las etiquetas de los alimentos en el mercado. La tablas nutricionales te ayudarán a distinguir qué puedes comprar sin perjudicar tu dieta. De hecho, debes respetar tu nuevo compromiso incluso si sales a comer en un restaurant. ¡Se constante!

Consume menos sodio (dile adiós a la sal)

Disminuir el consumo de sodio ayuda a bajar la presión arterial, de forma considerable. Revisa las etiquetas de los productos que compras, procura no superar los 2300 mg por día (de preferencia menos).Evita los alimentos procesados. Y, por supuesto, debes reducir tu consumo de sal.

Bebe licor con moderación

Beber mucho alcohol definitivamente subirá tu presión arterial a niveles no saludables. Necesitas moderar su consumo. 

Deshazte del cigarrillo

Dejar de fumar es el secreto para bajar la presión arterial. De hecho, también reduce el riesgo de morir por infarto y ayuda a mejorar significamente la salud. Dejar el cigarrillo te garantiza vivir por mucho más tiempo.

Cuidado con la cafeína

No hay una sentencia médica firme sobre el efecto de la cafeína en la presión arterial. En personas que no beben café con frecuencia, es posible que les suba la tensión. Pero quienes están acostumbrados podrían no tener ninguna alteración.

Nuestro consejo es que luego de tomar una taza de café, chequees tu presión. A partir de allí podrás entender las reacciones de tu cuerpo y concluir si es necesario dejarlo o no.

Reduce el estrés

El estrés es la causa de muchísimas enfermedades y patologías. Particularmente en el campo de las enfermedades crónicas no transmisibles, puede ser un factor desencadenante de muchas emergencias. Es necesario controlar el nivel de estrés, tomarse las cosas con calma, evitar la acumulación de trabajo o conmociones familiares fuertes. Hablalo con tu familia y tus jefes. Pídeles su apoyo.

10 alimentos que debes incluir en tu dieta 

Ajo: Tiene efecto vasodilatador de las arterias (1 al día)

Cebolla: Dilata los vasos sanguíneos y mejora la circulación (1 al día)

Aceite de oliva: Es antioxidante (3-4 cdas. al día)

Legumbres: Aportan fibra, proteínas, vitaminas y minerales (4-5 veces a la semana)

Canela: Controla el azúcar en la sangre (Una pizca diaria)

Apio: Depurativo y diurético (4 tallos al día)

Pera: Rica en potasio (4 veces por semana)

Semillas de cáñamo: Tiene mucho omega 3 (2 cdas. al día)

Agua de coco: Efecto cardioprotector (1 vaso diario)

Alcachofa: Elimina líquidos (2-3 veces a la semana)

¿Sabías lo fácil que es visitar a tu doctor?

Hazlo posible con el seguro ideal

¿Sabías lo fácil que es visitar a tu doctor?
¡me interesa!